Dieta artificial

A pesar de todos tener las mismas necesidades nutricionales, en la práctica estas están determinadas por las particularidades de cada individuo. Una maratonista de 40 años que correrá la maratón de Atenas no requiere lo mismo que un maratonista de 24 años en la maratón de Tokyo: cada cuerpo y contexto exigen dietas específicas.

Si bien lograr una dieta adecuada puede conseguirse a través del consumo exclusivo de alimentos, es una labor ardua y difícil en algunas circunstancias. Ahí la importancia del uso de suplementos nutricionales. Como bien lo indica su nombre, estos cumplen con la tarea de “reforzar” con nutrientes nuestra dieta para optimizar nuestras capacidades. En el caso de los maratonistas, hablamos de la  reconstrucción muscular,  fortalecimiento del sistema inmunológico, reposición de minerales perdidos en el sudor, Etc.

En el reino animal, específicamente en las colmenas, la carrera no es muy distinta. 

La salud de nuestras colmenas, como lo hemos comentado en otras publicaciones, está íntimamente relacionada con su nutrición. Tal como los corredores, nuestras amigas necesitan en ciertas ocasiones suplementar o sustituir su dieta natural por una artificial. Esto puede hacerse por dos maneras:

  • Alimentación con jarabe líquido (50% de azúcares y 50% de agua) a lo más con incorporación de algún polivitamínico.
  • Alimentación con pastilla rica en azúcares con un aporte proteico complementario. 

Cada una cuenta sus respectivas particularidades, entre estas encontramos que:

  • Aunque ambas maneras producen un aumento de la cría, es más gradual el de las pastillas.
  • A diferencia de las pastillas, los jarabes suelen ser consumidos rápidamente.
  • Los jarabes, en caso de carecer de reservas de polen o una fuente externa, pueden producir un descenso de las reservas proteicas de las abejas haciéndolas más vulnerables a la nosemiasis, cría en cal y las loques.
  • En el caso de ser muy espesa y ubicarse en una zona seca, las pastillas pueden compactarse.
  • Los aportes de las pastillas y jarabes son mensuales y semanales, respectivamente.

Nuestras corredoras necesitan ser alimentadas artificialmente en dos momentos: cuando no hay floración y en épocas críticas antes de la necesidad de abundantes abejas para polinizar. Para esto el alimento debe estar situado a no más de 10cm de la zona de cría para su fácil consumo y se suministrado a la última hora del día. 

Con información de INIA.

Enlace:

http://biblioteca.inia.cl/medios/biblioteca/boletines/NR38273.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *