Dieta de abeja

¿Hamburguesa o ensalada? ¿Chocolate o fruta? ¿Bebida carbonatada o agua? Para aquellos que apuestan por una dieta saludable las respuestas son obvias pero, ¿sabemos porqué?

Todos y cada uno de los alimentos que ingerimos poseen una serie de propiedades que benefician, en mayor o menor medida, a nuestro cuerpo. Una dieta balanceada, es decir, que disponga de todos los nutrientes que necesitamos, aumenta nuestra calidad de vida en muchos sentidos. 

Las abejas no están exentas de esta regla.

Toda colonia sana y productiva necesita de una dieta balanceada que esté compuesta por 5 necesidades nutricionales: 

  • Hidratos de carbono y azúcares: ubicados en el polen y la miel.
  • Grasas y lípidos: exclusivos del polen -los más frecuentes son el esteroles-.
  • Proteínas: mayoritariamente en el polen. 
  • Vitaminas liposolubles e hidrosolubles: producidas por los microoganismos saprófitos del tubo digestivo.
  • Minerales: extraídos de la miel y el polen.
  • Agua: obtenida de la desecación del néctar y por la recolección activa en caso de reducirse este.

Si bien ningún alimento cuenta con todos estos nutrientes, la clave está en el consumo variado de polen y néctar. Aproximadamente, una colmena consume entre 50 y 120 kg de miel y 12 y 40 kg de polen para desarrollarse.

¿Administras a tus colmenas una dieta artificial? ¡Anota estas consideraciones!

  • Debe contar con una composición nutricional adecuada.
  • Las materias a suministrar han de ser inferiores a 200 µm -micras y agradables para las colonias. 
  • Han de ir de la mano con la flora existente en el exterior del colmenar.

Con información de INIA.

Enlaces:

http://biblioteca.inia.cl/medios/biblioteca/boletines/NR38273.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *