Inteligencia en pequeño empaque

Luego de una serie de experimentos, Lars Chittks, catedrático de la Universidad Queen Mary de Londres, demostró que los cerebros de las abejas “contienen circuitos neuronales altamente complejos”.

El estudio fue aplicado a más de 4 abejorros. Estos fueron adiestrados para diferenciar a oscuras 2 tipos de formas. Estas contendrían un premio dulce -esferas- y un disgusto amargo -cubo-.

Posteriormente, los abejorros fueron puestos en una habitación iluminada a realizar la misma búsqueda, con la diferencia que en esta ocasión no podían tocar las formas: solo podían verlas a través de un cristal.

Los resultados confirmaron la hipótesis de Chittks. A la hora de escoger, estos daban con el objetivo. Fueron capaces de asociar la información de la forma que habían percibido anteriormente a oscuras con la imagen de la segunda etapa del experimentos. 

«Se pensaba que sus cerebros eran demasiado pequeños para tener la capacidad de imaginar cosas, en otras palabras, que no podrían invocar las características de un objeto de la manera en que nuestro estudio demuestra que sí», resumió Chittka a El País.

Con información de El País.

Enlace:

https://elpais.com/elpais/2020/02/20/ciencia/1582157640_907150.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *