Vida y obra: el ciclo de la varroa (II/III)


Luego de la fase forética, la entrada de la hembra progenitora fecundada al interior de la cedilla marca el inicio de la fase reproductiva. El ingreso de la hembra se da horas antes de la operculación. Al cabo de 70 horas, pone un primer huevo del que nacerá un macho y despues colocará un huevo cada 30 horas del que nacerán solo hembras. Habiendo madurado, el macho fecundará a sus hermanas. Al momento de nacer la nueva abeja, la varroa progenitora y sus descendiente maduras emergerán, en cambio, el descendiente macho y sus hermanas inmaduras moriran.

A partir de esta información, y unos cálculos muy sencillos, podemos llegar a las siguientes conclusiones:

Teniendo 300 horas como la media del periodo de operculación, la varroa progenitora puede llegar a tener 8 hijas descendientes. De estas, solo las 3 primeras tienen la posibilidad de alcanzar la madurez, por lo que cada vez que las varroas entren en las celdillas se multiplicaría por 4 la población.

Es un escenario muy desalentador y alarmante, pero la realidad es distinta: el éxito reproductivo de la varroa no es tan alto.

Entre las razones que influyen en su poco éxito reproductivo están:

  • Muerte de la varroa en la celdilla sin reproducirse.
  • No fecundación de la madre.
  • Demora al momento de poner los huevos.
  • Producción menor huevos.
  • Muerte de las hembras antes de alcanzar la madurez.

¡Continúa el texto en la siguiente publicación!

Con información de Journal of Integrated Pest Management y El Colmenar.

Enlaces:

https://academic.oup.com/jipm/article/11/1/1/5692075

http://www.uco.es/dptos/zoologia/Apicultura/trabajos_libros/2007_Ciclo_varroa_El_Colmenar.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *